(+34) 971 631 650

  RESERVA AHORA
ESP
MENU
Menu

La piratería en las costas mallorquinas y la torre de defensa del Hotel Es Port.

Torre del Hotel Es Port

El mar mediterráneo, mare nostrum, ha sido a lo largo de los milenios como una gran autopista de comunicación entre culturas, siendo sus aguas transportadoras de numerosas personas,  mercaderías e ideas.  La isla de Mallorca ha jugado un papel importantísimo en el occidente de este mar, siendo un punto estratégico tanto desde el punto de vista militar como comercial, elementos que le proporcionaron una gran riqueza. Pero el mediterráneo del siglo XVI no tiene nada que ver con la imagen paradisíaca que tenemos en la actualidad. Hoy en día veleros, yates y cruceros surcan sus mares para nuestro esparcimiento, pero unos siglos atrás estas mismas aguas fueron el escenario de numerosas atrocidades causadas por batallas navales, o aun peor, por la piratería que saqueaba y destruía las poblaciones costeras en busca de riquezas y esclavos.

En este contexto debemos situar el Puerto de Sóller, el puerto natural más importante de la zona norte de Mallorca. A causa de la gran abundancia de piratas en nuestras costas, las poblaciones principales se situaban tierra adentro, como el pueblo de Sóller, y en las costa tan solo había pequeños núcleos pescadores y algunas grandes “posesiones” (finca rural). Estas últimas diseñaron todo un sistema de autodefensa, ya que eran el primer objetivo de estas hordas de saqueadores.

Escalera de caracol de la torre del Hotel Es Port

El principal elemento defensivo eran las llamadas torres. Un buen ejemplo de estas construcciones lo encontramos en el Hotel Es Port,  la posesión más importante y emblemática del Puerto de Sóller.  Estas torres tenían varias funciones claras, como punto de vigía, como elemento disuasorio y como elemento de defensa y refugio de los habitantes de sus alrededores. Solían adosarse a la posesión y su único acceso se hacia desde el interior de la misma. Eran de planta rectangular y solían tener unas tres alturas conectadas por una hermosa escalera de caracol. Las ventanas superiores, como es el caso del Hotel Es Port, presentan algún “matacans” en su exterior, elementos de piedra que servían para tirar aceite hirviendo o piedras a sus atacantes.

La reconversión de la posesión del Port en Hotel y el interés de sus propietarios en preservar y encontrar el equilibrio entre hotel y patrimonio han dado sus frutos. La torre actualmente alberga tres habitaciones,  donde la superior ofrece una impresionante vista sobre el puerto. El equilibrio entre modernidad y historia hacen sentir al turista entre dos mundos, aunque suerte que cuando uno observa desde la ventana no espera ver llegar un galeón turco.

Vistas desde el ventanal de la Habitación 432
24 horas
Información y Reservas
+34 971 631 650
REDES SOCIALES
Sigue conectado