(+34) 971 631 650

  RESERVA AHORA
ESP
MENU
Menu

La celebración de San Antonio en Sóller. Una fiesta ancestral.

Brasas para la típica “torrada”

El pueblo de Sóller, con la llegada del frío invernal, se prepara para celebrar una de las fiestas más ancestrales y paganas de todo el repertorio tradicional de la cultura mallorquina, nos referimos a San Antonio.  Esta fiesta se celebra los días 16 y 17 de Enero y se caracteriza por estar llena de simbolismos que se pierden en el tiempo. El fuego, los demonios y los animales son el eje vertebrador de la fiesta, la cual se divide en dos actos principales.

En la víspera de día 17 se celebra “la Revetla”, familias, barrios y otros colectivos preparan grandes piras para empezar la fiesta. La gente se congrega entorno al fuego, bebiendo vino, asando botifarrones, sobrasada y “xuia” (elaborados en las matanzas), al mismo tiempo que con el sonido de zambombas y “xeremies” (gaitas) se cantan glosas y otras canciones propias de esta festividad. Muchas de ellas repletas de simbolismo, de lucha entre el bien y el mal que se encuentran representadas por San Antonio y el demonio, como también otras de temática picante.

En el fuego que organiza el Ayuntamiento de Sóller, en la plaza, los esclatabutzes (diablos tradicionales de Sóller) bailan al son de tambores entorno al fuego, con pirotecnia y fuegos artificiales típicos de esta festividad.

Demonio bailando entorno hoguera

Según algunos estudiosos la figura de los demonios parece ser una influencia del chamán de  tiempos remotos, los cuales dirigían  rituales en pro de la fecundidad de la tribu para su supervivencia. Estos magos, mediante danzas rituales entorno a grandes  hogueras, invocaban al sol como fuente de vida y de creación. Por eso, parece ser que, los antecedentes de esta fiesta se remontan a las ceremonias que conmemoraban el solsticio de invierno. El fuego en honor del culto al sol era un símbolo de renovación y fertilización de la tierra, y  en consecuencia la purificación del mal.

El día 17,  San Antonio Abad, se celebran las tradicionales “beneïdes” (bendiciones). La gente se congrega  fuera de la Parroquia de San Bartolomé de Sóller a modo de procesión  para recibir, del Santo Patrón, la bendición para sus animales de compañía. Encabezando la procesión, al ritmo de las gaitas, hay dos cabezudos que representan San Antonio y el demonio, bailando y asustando a los niños. Una peculiaridad de las beneïdes en Sóller, es que los familiares regalan a los niños “confits”  un tradicional caramelo.

En tiempos pasados esta fiesta era de vital importancia para las familias mallorquinas, ya que sus animales, que eran la base de su subsistencia, recibían la protección del santo. Por eso la imagen de Sant Antonio suele aparecer representada con un cerdo, animal básico de la despensa mallorquina.

Aprovechar para felicitar, desde el Hotel Es Port, a tod@s los Antonios y Antonias, nombre muy común en nuestra isla.

24 horas
Información y Reservas
+34 971 631 650
REDES SOCIALES
Sigue conectado