(+34) 971 631 650

  RESERVA AHORA
ESP
Menu

La feria de Sóller y las leyendas que la envuelven.

Cada año, en Mayo,  la localidad de Sóller se prepara para celebrar la que es su fiesta más sentida, el Firó. Se trata de conmemorar el desembarco sarraceno que tuvo lugar en 1561 en el puerto de Sóller. Saqueos, batallas y muerte son la temática de muchos de los relatos que envuelven a este acontecimiento. De dichos sucesos, muchos albergan un carácter más legendario que histórico, ya que para magnificar y justificar la victoria de los sollerics, se fueron añadiendo contenidos “milagrosos”. Aquí algunos de los que han perdurado en la memoria colectiva de nuestro pueblo.

Les Valentes Dones se representan cada año ya que son el símbolo de la fiesta

La primera leyenda nos relata la ocultación de las sagradas formas. Cuándo los sarracenos saqueaban el pueblo de Sóller, el vicario Pere Bernat, los jurados Jaume Deyà y Bautista Pons decidieron coger los objetos sagrados y marchar hacia el Puig d’en Barrera (actualmente de Ses Tres Creus) para ocultarlas en una

Representación del saqueo por los piratas

cavidad. Cuando estaban de camino se encontraron con una tropa de corsarios, pero en aquel momento una nube los ocultó y pudieron pasar entre ellos. Otro hecho, más bien fantástico, fue el que recoge el relato del Convento que cuenta como una plegaria del Capitán Angelats hizo aparecer a Sant Jordi con un ejército celestial. Estas dos leyendas no aparecen hasta pasados unos años del acontecimiento, lo cual es de suponer que fueran una invención posterior. En cambio, el episodio de Margalida Costurer si que aparece en la documentación del momento. Según sucedió, su hija recién nacida fue raptada. Ella decidió seguir a los piratas hasta el mar, y cuando llegó se escondió detrás de un arbusto. En aquel momento, los piratas, perseguidos por los sollerics y cansados de sentir los sollozos y gritos de la niña la lanzaron con la suerte que fue hacia el arbusto donde estaba escondida su madre.

Pero sin duda, el episodio más venerado y más presente en toda esta festividad fue el de las llamadas Valentes Dones (Mujeres Valientes) de can Tamany. Éstas eran dos hermanas, Catalina y Francisca Casasnoves, que vivían en las casas de can Tamany con su hermano Joan Casanoves. Este se hallaba luchando contra los piratas mientras ellas permanecían solas en su casa. Su vivienda se ubicaba muy cerca del camino, y ante la posibilidad de pillaje, un grupo de sarracenos se encaminó hacia allí. Uno de ellos entró en la casa mientras bebía un poco de vino y, una de ellas,  con el garrote de atrancar la puerta le dio un golpe que lo mató al acto. Después de cerrar la puerta cogieron el cadáver del intruso y lo tiraron por la ventana, con la suerte que cayó encima del resto de piratas, que con la sorpresa, se fueron corriendo del sitio. Éste es uno de los episodios más recordados de aquel día, y las jóvenes que representan a las hermanas Casasnoves son consideradas uno de los personajes claves de la fiesta. La familia aun conserva dicho garrote, conocido como “la barra de Can Tamany”  Hay que decir que esta barra ha perdurado cómo un símbolo de Sóller y de la conmemoración del 11 de mayo.

Momentos de la batalla entre cristianos y piratas

Entre historia y leyenda, la feria de Sóller es la festividad más sentida en nuestra ciudad. Y des de el Hotel Es Port le invitamos a participar en ella.

24 horas
Información y Reservas
+34 971 631 650
REDES SOCIALES
Sigue conectado